Hace unos tres meses decidí ir al médico a que me hicieran un análisis para estudiarme la tiroides ya que yo apenas comía y engordaba sin ningún sentido. Me mandaron el análisis y los resultados dieron que la TSH (la hormona tiroidea) la tenía a 7,4, cuando los límites son (0,38-4,84). Mi médico me comentó que me tenía que hacer otro análisis para corroborar que tenía hipotiroidismo y que no tenía las hormonas revolucionadas por ningún cuadro clínico, ni por un estado de nervios que huviese sufrido, ni por nada. El mismo día que acudo al médico, me imprime una dieta de 1500 kcal, la cual estuve haciendo durante tres semanas y no llegué a adelgazar ni un kilo. Viendo lo visto de que con una dieta normal de calorías no adelgazaba, mi amiga Estefanía (diplomada en dietética y nutrición) me dijo que me iba a dar una dieta hipocalórica para ver si con ella adelgazaba. Así lo hizo, un día nos reunimos en su casa y me midió la grasa corporal que tenía, me pesó, me tomó la tensión y me explicó la primera semana de dieta.

Después de dos meses haciendo las dietas que ella me manda, he adelgazado 8,5 kilos y ¡muy contenta que estoy! (cuando termine la dieta le tendré que invitar a cenar o darle algún regalo) y sigo con ella apunto de empezar ya la dieta de mantenimiento, porque ya solo me quedan unos 5 kilos como máximo por perder.

Hace dos semanas, fuí a repetirme la analítica que me había mandado la médico, pero esta vez examinando también la anti-tiroglobulina (TG) y la anti-microsomales (TPO). Después del bajón de azúcar que me dió en el médico después de sacarme sangre (yo creía que era un bajón de tensión pero en el análisis sale que tenía el azúcar a 70, cuando el mínimo es de 76), pedí cita para recoger los análisis y aquí los tengo. La analítica confirma que tengo Hipotiroidismo subclínico, esta vez con la TSH algo más alta (7,87), pero las hormonas TG y TPO no han dado negativas, así que por ahí bien.

De momento me ha dicho que no me va a medicar pero que cada 6 meses me tengo que hacer un análisis para controlarme el TSH, si vemos que me sube a 10 o tengo los síntomas muy fuertes, entonces si se plantearía en medicarme, pero sino, nada de pastillas.

Me ha palpado el cuello y no me ha tocado nada, pero dice que me va a hacer una ecografía del cuello para descartar posibilidades de bocio (inflamación de la glándula tiroides). Pero de momento yo estoy muy tranquila, es algo que padecen muchísimas personas y que, en el peor de los casos, con una sola pastilla al día se controlan las hormonas. No es algo de qué preocuparse porque es una enfermedad que no es peligrosa, lo único es que puedes engordar o adelgazar, pero nada más.

Bueno chicos, más adelante otra clase más, de momento, esto es todo por hoy en la clase de Vicky de medicina.

Anuncios