Justo hoy, pero dentro de un año, el 26 de Septiembre de 2009, estaré atacada de los nervios, pegando gritos a diestro y siniestro para llegar al altar vestida de blanco, donde me estará esperando Óscar super guapo, también atacado de los nervios, sin NINGÚN móvil en su poder (por lo menos durante la ceremonia) y con muchas ganas de dar el SI QUIERO. Después tocarán las fotillos (si no nos llueve) y posteriormente el banquete. Hasta entonces, nos queda un año por delante para preparar los regalitos, hacer el cursillo pre-matrimonial, comprarme el vestido y el resto de accesorios, contratar el viaje de luna de miel,… y no se me ocurre nada más. Supongo que conforme vaya pasando el tiempo se me irán ocurriendo más cositas por hacer. Pero bueno, todas estas cosas las haré con mucha ilusión porque es mi boda y porque no se hace todos los días.

Sigue leyendo