La semana pasada, paseando por Alicante, ví un cartel que llevaba tiempo queriéndolo fotografíar porque me llama mucho la atención.

En muchas lugares o plazas de Alicante, he visto este cartel que ha colocado el Ayuntamiento y que dice así (por si no se puede leer bien): “AVISO: por razones de salud ciudadana queda prohibido alimentar a las palomas urbanas en zonas públicas de la ciudad de Alicante, bajo multa de hasta 601,01€

 

foto-ayto.jpg

 

Supongo que estos carteles los habrán puesto por el tema de la gripe aviar.  Y, bueno, no me parece mal pero tampoco me parece bien. Por un lado, así se aseguran de que nadie dé de comer a esas palomillas (se solía hacer mucho) y así no vuelvan a la ciudad en busca de ese alimento que le hubieran dado, para no contagiar (en caso de que estuvieran infectadas) a nadie. Y por otro lado, veo demasiado excesivo que esa multa pueda llegar hasta los 600 €.

 

Esperemos que la alarma de la gripe aviar se pase pronto para poder dejar a las palomillas libres y que los niños sigan dándoles de comer.