Hoy he podido ir a ver esta estupenda película dirigida por Rob Marshall.
Es una película con mucho sentimiento y donde podemos descubrir la vida que ha llevado una Gheisa, en concreto, Chiyo.

Esta película es una de las candidatas para las Nominaciones de los Oscar 2006, que pronto las pondré aquí.

En mi opinión si que deben nominarla, ya que se lo merece. Viendo la película, podemos rectificar o confirmar lo que realmente es una Gheisa, depende de lo que haya pensado cada uno sobre el significado de la palabra Gheisa. Siempre ha sido una chica que sirve de acompañante a los grandes empresarios y les hace que su estancia en el viaje de negocios sea grata. Detrás de esa acompañante se esconde una cultura y una tradición, y no se les puede tachar de prostitutas de lujo, ya que ni son mujeres ni son prostitutas. Una Gheisa no se puede enamorar. Una Gheisa, realmente es una artista que baila y toca música para el entretenimiento de los hombres.
Esta cultura que tienen, estaba muy escondida y no se sabía mucho de ella, por lo menos, con este film, podemos saber más de ella y ver por donde las pobres chicas tienen que pasar para ser Gheisas.

28018_g.jpg