Bueno, ya llega la Navidad y no hay mejor forma de celebrarlo que poniendo el �rbol.
Ahora viene la comida de cabeza:
-�D�nde lo puedo poner?, �queda mejor aqu�?
– No, en el otro lao
– �Venga que es pa hoy! (nos dar�n las uvas, habremos despedido el a�o y a�n no habremos puesto el �rbol de Navidad)

Despu�s de haber puesto el �rbol, tocan los regalos:
– Lararara…., a ver, esto no me gusta, esto no est� mal…
Despu�s de haber estado toda una tarde entera buscando algo que te apa�e, te vuelves a tu casa pensando en regalos para, al d�a siguiente ir “a tiro hecho”.
Al d�a siguiente (que resulta que es el d�a antes de Reyes ya que tenemos costumbre de ir a comprarlo todo deprisa y corriendo):
– �Tene�s un biber�n con pedales?
– No, lo siento, no me quedan.
– Me ca……. �ahora que lo ten�a pensao!

Por cierto, eso me recuerda que a�n tengo que comprar los regalos y estoy aqu�, tan tranquila, sentada delante del ordenador, pero como siempre ir� de prisa y corriendo a comprarlos.